Ir al contenido principal

Cosas buenas que no duran

Hay cosas en la vida que en serio uno quisiera que duraran para siempre, que aguantaran un poquito más. Hoy ando con esa cuestión en la cabeza, pensando cómo es que las cosas bonitas y sabrosas de la vida duran un poquitín y las cosas que hacen daño y que duelen, parecieran perseguirnos para siempre.

Creo que las cosas buenas duran poco para que uno no se acostumbre (ni que fuera feria), porque si uno se acostumbra se olvida de su propia condición y de sus propias capacidades; uno se limita, se queda parado ahí en su "zona cómoda", entre acostumbrado y resignado. Es como cuando toca levantarse en la mañana y uno siente que no quiere salir de la cama y menos de debajo de ese ponchito que se pasó calentando toda la noche y justo en ese momento está tan rico como para seguir durmiendo otro ratito. Lo chistoso, siguiendo con la analogía, es que uno no se da cuenta que el ponchito está tan calientito y rico para seguir durmiendo, hasta que se despierta, deja de dormir (y probablemente de soñar) y cae en cuenta que es momento de dejarlo, de levantarse y salir al friíto mañanero.

A veces me pregunto si lo constante en la vida es lo malo, lo que duele, lo que hace daño, y si los momentos buenos son pequeños subidones que nos ayudan a agarrar algo de fuerzas para caer nuevamente a la recta fría de la vida.

Cómo quisiera perpetuar, por ejemplo, alguna tarde tomando un café con alguien en medio de una buena conversación. Como quisiera que durara para siempre un beso en el cine con los ojos bien apretaditos o un abrazo sincero y bien apretujado, de esos que terminan dándole a uno algo de esperanza en los momentos más crudos y fríos de la vida.

Quisiera que nunca terminara esa chingadera en la que uno no puede dejar de reírse o el día que la persona que amás te dice que también te ama (y que probablemente te ama más).

Como quisiera que durara para siempre Teardrop de Massive Attack o Hands Of Time de Groove Armada o Get Free de The Vines, o el Día Que Teco Temió o la promesa del amor eterno que a veces se llena de polvo guardada en el closet.

Es que uno termina sintiendo que ese trocito de tiempo duró menos que un parpadeo... el recuerdo de lo bueno es más borroso a veces que el de lo malo. Lo malo ahí está, chinga que chinga, jode que jode, asaltándolo a uno en cada esquina, en cada canción, en cada poema, en cada blog, en cada noticia. Se va uno a dormir y lo malo se aparece para jalarle a uno los pies. Se queda dormido uno y lo malo se aparece hasta en los sueños. Es terco lo malo, no entiende que uno ya no lo quiere sentir.

Me pregunto si habrá alguna forma de dejar pasar el mal sabor de boca que deja una mala pasada, una mala tazada, una mala jugada... es que todo está en la mente, pero lo malo es que es también en la mente que uno se termina jodiendo a uno mismo y el problema no es en sí el daño, sino el desgaste, el cansancio.

En fin... supongo que así es la vida y lo bueno se da de a poquito y de vez en cuando. A uno le quedan siempre ganas de sentir para siempre esa sensación de seguridad, comfort y aprecio que a veces cuesta tanto que se repita y peor aún: no llega como uno la esperaba...

Supongo que al final no es tan malo como parece porque al rato llega siempre algo mejor aunque disfrazado y con la cara cambiada, así que no quedará más que aguantarse el intermedio y seguir caminando.

No sé, es sólo una idea que cargaba en mente después de leer el post de qiro en su blog y ser víctima de una invasión de nostalgia en la madrugada.

Comentarios

ivanmendoza ha dicho que…
Si duraran para siempre no serían especiales, entonces ¿qué valor tendrían?


ps: el tema tiene un link "Leave a comment que no funciona"
Laura Valdez ha dicho que…
Que bien describiste esa sensacion, de lo corto que son algunos momento maravillosos en la vida y lo denso y largos que pueden ser los feos...
WICHO ha dicho que…
Los momentos malos siempre se tienen presentes ya que siempre se piensa en ellos y se trabaja para salir de ese estado.

Los momentos especiales se vuelven constumbre como la analogia del ponchito que vos decis, cuando se deja de trabajar en ello se pierde lo especial si no es que se pierde todo, lo digo por experiencia personal.

La vida sigue y no es color de rosa, asi que a seguir viviendo y aprendiendo de lo que ya paso.
Jorge Morales ha dicho que…
Otra cosa que hay que ver es el saber aprovechar las situaciones.

Hay veces que le caen a uno angelitos del cielo (metaforicamente) y uno los ignora y luego anda llorando porque se van..

Salu2

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …