Ir al contenido principal

¡Ojalá!

¡Ojalá mi joven vida fuera un sueño duradero!
Y mi espíritu durmiera hasta que el rayo certero
De una eternidad anunciara el nuevo día.
¡Sí! Aunque el largo sueño fuera de agonía
Siempre sería mejor que estar despierto
Para quien tuvo, desde el nacimiento
En el dulce tierra, el corazón
Prisionero del caos de la pasión.

Mas si ese sueño persistiera eternamente
Como los sueños infantiles en mi mente
Solían persistir, si eso ocurriera,
Sería ridículo esperar una quimera.
Porque he soñado que el sol resplandecía
En el cielo estival, lleno de luz bravía
Y de belleza, y mi corazón he paseado
Por climas remotos e inventados,
Junto a seres imaginarios, sólo previstos
Por mí... ¿qué más podría haber visto?.

Pero una vez, una única vez, y ya no olvidaré
Aquel bárbaro momento, un poder o no se qué
Hechizo me ciñó, o fue que el viento helado
Sopló de noche y al marchar dejó grabado
En mi espíritu su rastro, o fue la Luna
Que brilló en mis sueños con especial fortuna
Y frialdad, o las estrellas... en cualquier caso
El sueño fue como ese viento: démosle paso.

Yo he sido feliz, pues, aunque el sistema
Fuera un sueño. Fui feliz, y adoro el tema:
¡Sueños!. Tanto por su intenso colorido
Que oponen a lo real, y porque al ojo delirante
Ofrecen cosas más bellas y abundantes
Del paraíso y del amor, ¡y todas nuestras!
Que la esperanza joven en sus mejores muestras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …