Ir al contenido principal

En la camio ahora la extra

Como varios sabran mi trabajo hace que tome muchas camionetas y por ende me de cuenta de muchas situaciones, esta vez me toco ir a Santa Lucia Cotzumalguapa en una camioneta extraurbana, bueno mas bien el regreso ya que de ida me dieron jalón, en realidad el subirme a una camioneta de la clase que sea no me causa temor, simplemente no te perdes siguiendo las indicaciones, siempre vas a parar en algún lugar.

Al momento de regresar estaba haciendo un calor insoportable, pidiendo indicaciones llegue a la carretera y me dijeron cual tomar, me subí.   A mi parecer los choferes de las camionetas extra urbanas son mucho mas amables y a veces hasta creo que disfrutan mucho de su trabajo al igual que sus ayudantes, así lo veo.

Aunque creo que a veces son algo confianzudos, como la forma en que tratan o persuaden a la gente a subirse, casi que cargan a la gente para subirla aunque no vaya al destino, o como le dijeron a una señora algo pasada de peso "gorda a donde vas", "gorda subite a la camioneta", o "patojo no seas hueco y subite total vas a llegar a tu parada", a mi solo me dijeron "seño subase sientese adelante hay lugar o quiere sentarse atrás?", total me fui adelante y en todo el viaje la música ranchera no paro de sonar.

Puedo decir que fue una experiencia interesante, todavía creo que la gente es amable y que hay algo bueno en todo, siempre se aprende algo, a lidiar con temores y esto no fue la excepción, regrese a mi casa sin novedades.

Comentarios

Juan Pablo Dardón ha dicho que…
Les encuentro ahora luego de haberles perdido por un tiempo. Miro que me tienen un las sugerencias de visitas y les devuelvo el favor desde mi blog. Adelante muchá con El Pepián!

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …