Ir al contenido principal

Felices cumpleaños, quelagrán

Ya sé que a nadie le gusta leer cuando escribo mucho, pero si no quieren leer lo que escribí aquí, me da igual. Simplemente quería compartir algunas ideas sobre los cumpleaños y en especial sobre el mío. :D
  • Dentro de las tradiciones que el ser humano se ha autoinstalado en la cabeza, en su sistema operativo, creo que una de las más emotivas viene siendo la celebración del cumpleaños. Esa que es especial, sobre todo porque no es de todos los días: cada 365 días y fracción, uno no se despierta por el sonido de un despertador desafinado o el grito desesperado de alguien indicándonos que "ya es tarde". El sonido que nos hace salirnos de cuentazo de los sueños viene siendo el de una "ametralladora" con el respectivo boom del final (gracias a su exagerada "bomba"), el sonido del mítico Pedro Infante cantando las mañanitas como el tradicional himno de los cumpleañeros.
  • De ahí en adelante, llamadas de llamadas de llamadas, o mensajitos a granel en su defecto (recomiendo dejar cargando el celular antes del día de su cumpleaños... créame que a medio día ya va estar chillando por la falta de batería). Todo se condimenta con abracitos por aquí y apapachos por allá, y si alguien se las lleva de demasiado detallista, pues más de algún regalito o tarjetita se presentará luego del respectivo abrazo. Obviamente las llamadas más importantes (al menos en mi caso), son las llamadas de mis familiares. No me vayan a malinterpretar, porque no es que las demás no importen, pero obviamente mi abuelita no tiene el Messenger, ni el Twitter y mucho menos el Facebook para felicitarme.
  • Creo que éste año mi celebración de cumpleaños fue bastante buena y quiero darles las gracias públicamente a todos los involucrados en festejarme el hecho de estar vivito y coleando un año más (incluyendo a los que se tomaron la molestia de dedicarme unas palabritas en el muro del Facebook o a través del Twitter).
  • Puede ser que con el paso de los años, cada cumpleaños lo viva uno con más lucidez que el anterior, porque para serles honesto, las memorias de mis cumpleaños se han vuelto más emotivas con el tiempo. Tal vez es que uno simplemente se siente cada año más agradecido de estar vivo, sobre todo viviendo en una realidad como la nuestra. Hasta me imagino que si mi vida fuera un "juego de carreras", cada cumpleaños es como el bendito machpoint al que uno tiene que llegar para renovar el cronómetro y seguir vivo otro ratito.
  • Ayer en la noche nos juntamos la pura patojada a festejar. El lugar de reunión elegido por los organizadores del evento (mi hermana y mi novia) fue Chili's. A las 8 de la noche nos empezamos a juntar y salimos de allí como a eso de las 11 y piquito.
  • Lo más interesante de la noche fue comprobar que la teoría del denominador común era totalmente falsa... algo que explico a continuación: el viernes, mientras almorzaba con un cuate, él me sugirió que nos juntáramos en su casa a echar "los tragos", a lo cula yo le contesté tratando de hacerle ver que no era necesario, que lo que quería era pasármela bien sin que la junta girara en torno al "guaro". Se me quedó viendo y me dijo algo así como: "mano, es que el guaro es el denominador común del joven guatemalteco, es lo que nos hace juntarnos y pasárnosla bien". La cena de anoche fue bien interesante, sobre todo porque nos juntamos los de siempre que al mismo tiempo nunca nos habíamos juntado: ahí estaban los de la U, los del colegio, los amigos de mi hermana, mis hermanos... mis meros cuates... y uniéndonos, algo invisible como un hilo que se movía entre nosotros, estimulado por las risas, las conversaciones fraternales, las miradas, los abrazos, los besitos, las bromas, las señales; un delgado hilo ajeno a las cervezas, los vodka, las naranjadas, las cheladas, las micheladas, las pepsis, las aguas pura y demás brevajes y pócimas, con o sin hielo.
  • Había algo totalmente distinto y ajeno al guaro en la mesa: había amor, y no sólo de los que andábamos emparejados, sino de los que de alguna manera vivimos día a día haciendo realidad la amistad, el cariño y el afecto, dándole tiempo a lo importante: la experiencia de vivir y ser feliz. Perdón si creen que sueno algo naive (ingenuo) pero ese es mi pensar/sentir.
  • Es bueno sentirse querido. Más allá de un acto egocéntrico, creo que es importante dejarse querer, dejarse llevar por la demostración legítima de afecto, porque el mañana no es una promesa y menos cuando se trata de una celebración anual.
  • Lista de los que se llegaron: qiro, Caco, Dinho, Vicky, Linda, Mónica, Wes, Toshita, Jkob, Leslie, Cindy, Gaby, Perla (Ferla), JaneyMofo, Pepe, Mishell, Jacky, Fioncho, Mildred, Willy (y su amiga), Zuzy y su servilleta. Sé que faltaron más y que hubieron un par porai que no pudieron llegar (Chepita, Lorena y Byronz, se les extrañó :S).
  • Playlist de la noche (en su mayoría, las que pusieron en el karaoke):
Gianluca Grignani - Historia entre tus dedos (el pre)
Vicente Fernández - Estos celos
Timbiriche - Con todos menos conmigo
Pandora - Cómo te va mi amor
Yuri - La maldita primavera
Café Tacvba - La Ingrata
K-paz de la Sierra - Pero te vas a arrepentir
Enanitos Verdes - Lamento boliviano (y el relajo del pastel)
Marc Anthony - Ahora quién
  • ¡Gracias totales... a todos!
  • Las fotos serán publicadas en el Feizbuk (jejejeje, as usual como dicen los indios según mi papá y sus raíces inglesas).

Comentarios

Juan Jacob ha dicho que…
Jkob (y su novia).. así.. tan simple.. Mano!! Se llama Leslie!!! Bueno, para los que no sabían, ahora ya saben, es Leslie!! :@

Provecho.. y Pues que bueno que te gusto.
Jorge+ ha dicho que…
Tenés toda la razón... corregido ;)
Jaja estuvo buena la reunion pal cumpleañosh.

Subiré al feizbuk un par de videitos.

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …