Ir al contenido principal

Explotación Laboral Infantil y Desarrollo

Éste NO es otro comentario más sobre la explotación infantil, porque abundan en el mundo de las instituciones que luchan, a favor y en contra del tema.

Después de mi encuentro furtivo con la realidad de muchos niños de varios lugares, no sólo guatemaltecos, y de conocer un poco más sobre las condiciones en las que desarrollan un trabajo mal pagado, sobrecargado e ignorado, hasta todo visto con la naturalidad con la que se observa cualquier amanecer, he podido darme cuenta de la insensibilidad que como “seres humanos” desarrollamos ante temas que no deben ser vistos como normales.

Utilizo el término “normal” como referente a la situación laboral de la niñez, ya que es “usual” ver a niños trabajando, en la calle, en casas, en fábricas, en negocios particulares, etc., etc. Pero, ¿Realmente es lo que un niño debe de hacer? Algunas veces es lo que tiene que hacer, más que lo que debe hacer o quiere hacer.

Pero el punto que someto a discusión no radica en los motivos, deseos, decisiones o acciones. El punto es la indiferencia con que es visto el acto de explotación y robo de una “niñez”. Sí, esa niñez de estudio, de juego, de desarrollo, de amor, de seguridad, de confort… Eso que no se conoce trabajando y peor aún, siendo explotado mientras se trabaja.

Porque pasamos al lado del niño en el mostrador, en la fábrica, en la casa, y no nos percatamos que es un niño, jugando o intentando ser adulto, lo vemos “normal”, o ni siquiera lo vemos… ¿estamos siendo apáticos, ciegos, tontos?, ¿nos acomodamos al mundo, porque así es?, ¿realmente somos un país en vías de desarrollo?, ¿eso es el desarrollo?, ¿nuestros hijos también trabajarán desde los 5 años?, ¿ese es el precio de no ser tercermundistas o de serlo?, ¿después las madres embarazadas en vez de hacer largas e interminables filas para inscribir al pequeño al colegio deseado, harán filas para solicitar trabajo para su primogénito de 5 años?, ¿qué estamos haciendo cada día?, ¿avanzando hacia un futuro mejor?... lo dudo.

No lo sé, no sé las respuestas, pero creo tener una idea de las nefastas consecuencias de nuestros actos que se quedan impunes en el tiempo. Somos víctimas de ese acomodamiento en “mi zona segura”, en “mi mundo interior”. ¡Es devastador!

Comentarios

William Romero ha dicho que…
Definitivamente poseemos un desinterés a lo ajeno y a las inclemencias que sufren. Es extraordinaria la forma en que vamos aceptando estas injusticias de la sociedad y como nos hace verlas.

Realmente, es un tema triste... Pero hay muchos factores que influyen en este caldo de lamentos.
José Carlos Cárcamo ha dicho que…
Creo que tenes mucha razón, estamos tan acomodados que vemos cosas crueles o que no deberían ser como normales, no es solo nuestra cultura como guatemalatecos, creo que pasa a cualquier nivel.

Ahora bien... tampoco podemos esperar que todos reaccionemos de la misma manera y tampoco podemos esperar a que todos le busquemos solución a x problema, sobre todo porque existen otros problemas en el mundo... si está en nuestras posibilidades sería bueno y conveniente hacer lo posible por participar activamente resolviendo esos problemas y si no está sería bueno buscar el tiempo necesario para que lo fuera y comprometernos todos, claro suena utópico e imposible pero el granito que cada uno aporte por lo menos va a llegar a alguien.

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …