Ir al contenido principal

Monólogo por mi niñez (Día del niño)

Entre chamuscas y retos, entre la tele y los juegos de temporada, entre dulces, chicles, nachos y cuquitos, entre los sueños del astronauta y el bombero, la inocencia se fue encapsulando, la ingenuidad y la honestidad han dado paso a las pretenciones, el escepticismo y la rutina. Cada día descubriendo menos, creyendo menos, sintiendo menos.

Y aquello de comprar bombones se fue apagando, aquello de ir a piñatas y buscar el juguete en la sorpresa se fue al cuerno.  Aquello de hacer las tareas por la tarde o de comprar mango verde con pepita, limón y sal a la salida se guardó en el baúl de lo que nunca regresa.

Ahora es una hecatombe de sexo, guerra, existencialismo, stress, dinero, posesiones y ansiedad: siempre ansioso, siempre ansioso.  Si pues: ahora me interesa hacer dieta, ahora me interesa hacer ejercicio, oler bien, parecer bueno para algo. Antes simplemente era yo.

No es para deprimirse, pero a veces veo mis sueños esperándome en la puerta para salir a jugar, ansiosos, deseando que tire todo al carajo por fin y me despoje de los estigmas que impone la "madurez".  No sé cuánto tiempo me seguirán esperando; mi miedo es que algún día voltee y ya no estén.

Me miro al espejo y me digo: 
"... vos, con tus pantalones caqui y tu camisa abotonada, con tus zapatitos y tus calcetincitos de colores... vos con tus intenciones de bigote y con peinados para minimizar tus pocas intenciones de bañarte... vos con tu desodorante y tu loción y tu hilo dental y tu enjuague bucal y tu crema de afeitar... vos con tu stress, vos con tu ansiedad y tu gastritis y tu café para empezar el día... vos: ¿qué hiciste con el güiro que dibuajaba, pintaba, escribía y que quería ser paleontólogo y que se reía como insano?".  
Me limito a agachar la cabeza.

Agarro mis cosas, me subo al carro y me voy al trabajo.  Regreso y me vuelvo a cuestionar. Hasta hoy aún no tengo respuesta.

Devolvete a vos mismo el niño, recordalo, traételo de regreso, dejalo que chingue, tranquilo, sano, sin pretenciones, sin deseos ocultos.  Dejalo que corra, que brinque, que grite, que se cague un poco de la risa, de vos y tus muladas de adulto, de vos y tu esclavitud hacia el tiempo, hacia el billete que nunca es tuyo.

Dedicado a los que siguen siendo chirices, güiros, ishtos, ichocos, patojos: niños de corazón, a los que traen la inocencia, la sonrisa, la niñez bajo la caparazón que nos pone el tiempo y que aún de vez en cuando escurren mocos por la nariz, se raspan las rodillas haciéndose un cuco, se esconden cuando hacen una travesura  o chillan cuando no tienen algo que querían.

Feliz día del niño.

PD: perdón por usar las imágenes de estos actores mexicanos, pero en Guate no tenemos a rucos que se vistan de ishtos wannabe.

Comentarios

Canche ha dicho que…
Que nostalgia la verdad, mientras leia el post me acorde de muchos momentos y cosas que hacia de niño, como salir a jugar escondite hasta media noche o simplemente salir a dar vueltas por la colonia con mis amigos, todo era seguro, no importaba el tiempo y muchas cosas mas que ahora, como mencionaba Jorge, por el dinero y la maldita esclavitud al trabajo y al tiempo...

Son etapas de la vida que uno siempre extraña pero todo tiene un ciclo y segun la ciencia una persona es niño 2 veces, cuando es realmente niño (0 a 13 años) y la segunda cuando se es anciano porque la mente se despreocupa de todo de nuevo...

Saludos y felicidades a todos los que mantienen su niño interno y lo exteriorizan cuando pueden...

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …