Ir al contenido principal

El amor al "mi'jo"

Hablando de amor, me viene a la mente, el amor que los tatas le tienen a uno. Uno pudo haber nacido morado y feito (como en mi caso) y aún así, parecer un querubín a su madrecita... y no es para menos, después de 8 horas de parto lo menos que pueden es sentirse orgullosas de ese trocito de carne, sangre de su sangre. Un par de meses atrás, mi prima tuvo a su bebecito, algo que probablemente no estaba dentro de sus planes a corto plazo. A lo que voy es que es increíble cómo la noticia y todo el trayecto hasta el día del parto se desarrolla ese "nosequé" que sólo las mamás pueden desarrollar y les cambia rotundamente la idea de lo que es "su vida". Es que su vida ya no es de ellas, es que ahora su vida mide poco más de 30 cms. y pesa unas 6 libras y pico. Las mujeres desarrollan tan rápidamente ese "amor materno" que es increíble como son capaces de mover todo a un lado y enfocarse en ese bodoquito que ni nombre tiene.

Uno crece, caga, come, caga, come, caga, chilla, mama, chilla, come, caga y vuelve a chillar, y la madrecita está día y noche velando al patojito pa' que crezca bien. De hecho, a veces uno reflexiona sobre su actuar y hasta el "menosprecio inconsciente" que le tiene muchas veces a su mamá, que porque ella no sabe, que porque su rollo es la casa, que porque cómo jode... en fin, miles de razones por las que uno de hijo se siente superior. Y aún así, llega uno a la casa y con todo y nuestra mala cara, ahí'sta ya colgado el pantalón planchadito para mañana y aunque sea una tacita de café para el aguante necesario para trasnochar haciendo el proyecto. Si hay alguna definición para santidad, creo que nuestra mamás se lo llevan.
Pero la tarea no es de una persona: detrás de todo, a la expectativa, con sus canas y su ceño fruncido, casi siempre está un señor de bigotes, traje, corbata y ataché. El papá, el tata. Ese señor que algunas veces sin querer queriendo, firmó nuestro boleto de entrada a este mundo. Durante todo el trayecto de nuestras vidas el señor este se queda muchas veces al margen de lo que hacemos, mientras nuestra mamá lo tiraniza haciéndolo el dueño de nuestro temor porque la mamá regaña, pero el tata es el que corrije. El padre de uno se mueve entre la idea del Tirano y la imagen del Superhéroe.
Con todo y todo, los papás sacan lo mejor de nosotros. Mientras nuestra madrecita nos regaña, nos pellizca, nos grita para luego consentirnos, nuestros papás generalmente dicen poco, simplemente juegan con nuestra mente y a veces hasta duele más un "me decepcionaste" a secas de un padre que un "... andá limpiá tu cuarto vos huevonote, todo el día ahí acostadote, rascándote la panza, cuando yo tenía tu edad... bla, bla, bla..." de una mamá. Es que los papás no se complican, generalmente han vivido más, son más prácticos y capaces de transmitir todo lo que uno necesita saber, con los dichos de su abuelo.

En algunas ocasiones, las cosas y los roles son distintos, cruzados o hasta encaramados en una sóla persona cuando se trata de mamás o papás solteros o divorciados, pero siempre existen esas dos personas, que nos guían, que nos hacen sacar huevos de donde se pueda para salir adelante y que a veces, cuando uno está que tira la toalla a las dos de la mañana por un proyecto cochino de la U, son capaces de levantarse, preparar una tacita de cafecito y sentarse a la par tuya, sin decir nada, con cara de sueño y espanto, para que no te sintás solo.

A esas personas nos debemos, a esas personas que nos enseñan todo, ya sea para bien o para mal, enseñándonos todo lo que queremos o no queremos llegar a ser, a esas personas que con todo y tus berrinches y desmadres, son capaces de decirte con una mirada o un sutil gesto, que te aman.


Referencia: La Vida Es Bella de Roberto Benigni.
Creo que no hay película que deje tan claro el asunto como ésta.

Comentarios

Laura Valdez ha dicho que…
Braaaaaavo! que super comentario sobre el amor de madre y/o padre. Es realmente una excelente(algo largo, por eso no la han leido algunos, creo) descripción de los detallazos que tiene las mamas tradicionales, lastima que habemos algunas personas que no hemos disfrutado de esos detallazos.
Ysha ha dicho que…
aa...si..buenisimo, ahora mi hermanita, se da cuenta de ese amor :d

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

A propósito de Tecún Umán...

A veces, cuando miro fotos de ésta escultura, me imagino a don Tecún en
nuestros tiempos gritándole al canche aquel "¡¡¡Venite pues hijuetantas!!!"

Hoy se celebra el día de nuestro “HÉROE NACIONAL”; del mítico don Tecún Umán, pero no el de las plumas grises, grises, grises, grises, grises, grises, parado entre la Montúfar y el Bulevar Liberación con cara de que ya lleva el buen tiempo “horeándose” bajo el sol. Hablo de ese que nos enseñaron en el colegio, el que conocimos dentro de una historia que mezclaba fantasía y realidad, el personaje principal de esa canción que decía algo como “Tecún Umán príncipe Quiché, bravo capitán, héroe nacional…” y que le donó un litro de sangre al Quetzal pa’ pintarse el pecho de rojo y verse más cool.

Hablo del Tecún Umán que llevamos entre ceja y ceja, como chapines, como parte de nuestro orgullo colectivo, como recordatorio de nuestras supuestas raíces.

¿Mito, fantasía de colegio o verdad histórica?... ¿importa realmente?... creo que para un …