Ir al contenido principal

El Choque

Salgo hoy de la casa... algo corriendito: para variar un poco, voy ya tarde, tal vez no como siempre, pero de que se me pasó la hora, se me pasó la hora.

Paso por donde hace dos días un camionetero imprudente que hizo parada donde le pegó la regalada gana, un ladrón motorizado hijo de puta (y probablemente hijo de algún camionetero imprudente que hizo parada donde le pegó la regalada gana) confabularon sumados a mi propia imprudencia, para crear el momento ideal para que se llevara a cabo el robo de mi celular (este párrafo llevaba en mente en ese momento). Atrás de mi viene una manada de motoristas zigzagueando entre los carrros y de momento creo ver al hijo de puta. Maldita psicósis: me tiemblan las manos.

El motorista me rebasa, pasa a mi lado, se va a la mierda. Respiro tranquilo.

Llego al paso entre la San Juan y la Roosevelt: la hilera de carros que quieren entrar al carril reversible es del tamaño de la cuadra. Paciencia, paciencia...

Tomo el carril reversible y finalmente me estoy moviendo.

Paso el Trébol, y en mi interior me río de los pobres que se ven atorados detrás de mil camionetas conducidas por más camioneteros imprudentes que hacen paradas donde se les pega la regalada gana (es como una plaga que infecta nuestras calles en la ciudad, junto con los taxistas y los motoristas hijos de puta).

De repente (todavía me estoy ríendo dentro) uno de esos mentados motoristas se le cruza a un carro que va delante del que va delante de mí. El Miata verde frena, el Corolla gris frena pero no lo logra: choca al Miata verde. Yo, absorto aún en mis pensamientos burlones, me doy cuenta del frenón del Corolla gris. Freno. Tampoco lo logro. Choco al Corolla gris.

Tengo ganas de atropellar a unos 30 motoristas hijos de puta. Pero sólo a esos, a los hijos de puta, aunque no sé si hay de otro tipo.

No fue hasta la hora de almuerzo, que examiné el resultado del "encuentro" frenético, que me di cuenta que el capó de mi carro se dobló. Ahora no sé si podré verlo a la cara (a mi carro).

Comentarios

Peska ha dicho que…
Mano para éstos casos una buena chilkeada con los brujos de Boca del Monte no te caería nada mal... :S
Edwin J ha dicho que…
Si 0te... que onda!!! mano estás salado últimamente.... creo que es el karma por estarte bulando de la gente que iba despacio en el trébol...... pero cabal los que vivimos por el sector sabemos que es una m.... el trafico que se hace y que cuesta un huevo salir cada mañana a la zona "civilizada" de la ciudad. yo tambien me distraigo cuando voy en el carril reversible viendo a la mara que esta por alli en el trafico atascada.....
Bueno mano, de momento a esperar que la mala racha pase......
WICHO ha dicho que…
Mano que lo siento, yo ya he chocado por situaciones que no se pueden controlar, reirse una de las mejores cosas de esta vida, y a mi parecer, reirse de la gente es aun mejor. a mi me dan ganas de cargar la pistola y matar a esos hijos de la gran puta, se que si la tuviera cerca lo haria, la unica razon que me detiene a hacerlo es que degradaria aun mas a la sociedad. como toda la gente dice, ya casi que coro se volvio esa mierda.... "lo importante es que vos estas bien y lo material aunque con ezfuerzo se repone"
El trafico es una mierda en cualquier pais, desafortunadamente en nuestro es una mierda y un gran porcentaje del trafico tambien es una mierda.
Pues nada vos solo queda hacerle ganas, estas bien, si lo miras asi se podria decir que tenes buena suerte, no te paso mayor cosa despues de un asalto y un choque, trata de verlo de esa forma.
Peska ha dicho que…
¿¿¿Tendría algo que ver el viernes 13???
Anónimo ha dicho que…
Puta vos, como aconseja la mara... hacete una buena limpia porque ESTAS SALADO...

Entradas populares de este blog

Las Visacuotas (que le dicen)

Éste fin de semana, un familiar quería efectuar una compra y dentro de las opciones para realizarla, definitivamente llegó a la conclusión que lo mejor era realizarla por medio de las famosas y tan utilizadas "Visa Cuotas". Lo único es que no sabía cómo jodidos funcionaban y si aplicaba (él) para efectuar la compra.

Éste post no pretende servir de publicidad a este modo de pago ni nada por el estilo, más bien, pretende informarles a ustedes, queridos y apreciados lectores, ya que hasta el día de hoy, yo en lo personal voy haciendo dos compras por este medio y sin embargo habían cosas aún que no conocía dentro de las condiciones para su uso.

El siguiente texto lo obtuve del famosísimo foro "Velocidad Máxima", aunque lo edite un poco para que se entendiera por completo:
Visa Cuotas es un servicio de VISA Internacional que permite realizar compras prácticamente haciendo uso de un extrafinanciamiento por medio de una Tarjeta de Crédito. Por éste servicio, VISA cobra al c…

Y a todo esto, ¿cómo se hace el pepián?

OK, para empezar creo que es bueno aclarar qué es el famoso Pepián. Pues resulta que en un país tan rico en tradiciones y cultura como el nuestro, existe una gran variedad de platillos típicos que son de alguna manera autóctonos y que inclusive identifican y delimitan distintas regiones de nuestra Guatemala. Uno de estos platillos típicos es el Pepián, clasificado dentro de nuestra comida como un recado que a su vez se subdivide en la variedad de pepián negro y pepián rojo, dependiendo obviamente del tono que tome su recado de a cuerdo a los ingredientes que lo componen. El sabor es principalmente marcado por la mezcla de sus ingredientes y por la carne que se le agrega al recado, que puede ser tanto de gallina como de pollo o de carne de res.

Según el INGUAT (Instituto Guatemalteco de Turismo):
Es un platillo de origen kaqchikel, muy propio del Municipio de Chimaltenango y se deleita especialmente, en un evento de casamiento, celebración de cumpleaños e inclusive en el entierro de u…

Monólogo por mi niñez (Día del niño)

Entre chamuscas y retos, entre la tele y los juegos de temporada, entre dulces, chicles, nachos y cuquitos, entre los sueños del astronauta y el bombero, la inocencia se fue encapsulando, la ingenuidad y la honestidad han dado paso a las pretenciones, el escepticismo y la rutina. Cada día descubriendo menos, creyendo menos, sintiendo menos.

Y aquello de comprar bombones se fue apagando, aquello de ir a piñatas y buscar el juguete en la sorpresa se fue al cuerno.  Aquello de hacer las tareas por la tarde o de comprar mango verde con pepita, limón y sal a la salida se guardó en el baúl de lo que nunca regresa.

Ahora es una hecatombe de sexo, guerra, existencialismo, stress, dinero, posesiones y ansiedad: siempre ansioso, siempre ansioso.  Si pues: ahora me interesa hacer dieta, ahora me interesa hacer ejercicio, oler bien, parecer bueno para algo. Antes simplemente era yo.
No es para deprimirse, pero a veces veo mis sueños esperándome en la puerta para salir a jugar, ansiosos, deseando que…